266 486 4956 |

espacionuevoser@gmail.com |

Facebook

Terapia Floral

La terapia floral es un sistema de sanación natural a través de esencias florales de origen Galés, descubierto por Edward Bach, médico cirujano, bacteriólogo e investigador en 1936. Bach logró integrar su saber y experiencia en la medicina con una gran sensibilidad y percepción, así fue como descubrió las propiedades de 37 flores que ayudan de manera no invasiva a sanar el alma y el cuerpo.

Historia y origen del sistema:

El Dr. Bach en sus inicios en la medicina alopática observaba que no todos los pacientes que poseían la misma patología y eran tratados con la misma medicación respondían al tratamiento de igual manera. Allí entendió que había otro factor crucial que hacia la diferencia: la personalidad. La mirada del Dr. Bach era completa y profunda, fue pionero en considerar al ser humano de manera integral haciendo hincapié en que poseemos un alma y una personalidad. La primera es la parte divina, intuitiva, inmortal, aquella porción de nosotros que sabe a que vinimos a la tierra, sus aprendizajes y sus dones. La otra parte es aquella más terrenal, perecedera y material. Si ambas no están en armonía sucede lo que conocemos como enfermedad. Una expresión del alma a través del cuerpo, una manera de conocer que sucede en lo profundo cuando aún no logramos ser conscientes de ello en la superficie.

Desde esta mirada la salud, el bienestar y la alegría son parte del estado natural del ser. Por tanto, emociones de enojo, odio, angustia o temor también se considera un desequilibrio o “enfermedad” a tratar. Por ello cada paciente es un universo diferente que hay que abordar de manera individual, teniendo en cuenta su historia, sus aprendizajes, su momento presente, sus sentimientos, emociones y dificultades.

Forma de trabajo:

Durante una sesión de terapia floral, nos tomamos alrededor de una hora para dialogar con el consultante, conocer como ha llegado a este síntoma, no solo reconocer el síntoma. No se busca “callar” de golpe el dolor, sino más bien, progresivamente llevarlo a tomar conciencia de los patrones de conducta que lo llevaron a enfermarse y los recursos que tiene para recuperar la salud física y el equilibrio emocional / mental. A medida que toma conciencia de los orígenes, va sanando. Entonces el resultado es un síntoma que no vuelve a repetirse, porque aprendió que situaciones, pensamientos o hábitos son los que lo enferman. Sana y evoluciona. Eso busca la terapia floral. Cada una de las flores descubiertas por el Doctor, poseen una vibración especial que armoniza diferentes estados emocionales y mentales.

El sistema floral es amplio, posee 38 esencias más un remedio de rescate para situaciones de emergencia. Algunas de ellas son de carácter transitorio, es decir para tratar emociones presentes que son circunstanciales debido a algún acontecimiento que me despertó miedo, angustia, enojo, ira, llanto desbordante, etc. Otras en cambio son llamadas “caracterológicas” que tienen que ver con los rasgos de personalidad de quien consulta.

En la sesión se realiza el preparado en el momento, incluyendo flores transitorias y caracterológicas. Si la persona decide realizar el tratamiento por varias semanas, estas últimas se seguirán trabajando pero las otras irán cambiando en función de las nuevas emociones que vayan apareciendo. Recuerden que todo evoluciona y se transforma. Lo que hoy es enojo quizás más adelante sea angustia, lo que hoy es rencor, más adelante puede transformarse en compasión, etc. ¿En qué me pueden ayudar las flores de Bach? En el plano emocional: ansiedad, miedos, fobias, ataques de pánico, falta de interés o motivación, duelos, pérdidas, depresión, tristeza, nostalgia, inseguridad, indecisión, impaciencia, celos, ira, rencor, enojo, culpa, baja autoestima, etc.

En el plano mental: exceso de pensamientos, problemas de aprendizaje, falta de memoria, falta de concentración, desvalorización personal, dispersión mental.

En el plano físico: insomnio, agotamiento, migrañas, trastornos circulatorios, problemas digestivos, úlceras, gastritis, contracturas, artritis, etc.

Apto para usar en adultos, niños, embarazadas, mascotas o plantas.

Bach dice en “Cúrese Usted Mismo”:

Nunca se erradicará ni se curará una enfermedad con los actuales métodos materialistas por la sencilla razón de que la enfermedad no es material en su origen. Lo que nosotros conocemos como enfermedad es el último resultado producido en el cuerpo, el producto final de fuerzas profundas y duraderas y aunque el tratamiento material solo sea aparentemente eficaz es un mero alivio temporal si no se suprime la causa real”

San Luis Capital

266 486 4956

espacionuevoser@gmail.com

Paula Santiago - Oscar Mardones Ly